jueves, 25 de septiembre de 2014

EL ABUELO ONOFRE Y EL VALLE DE LOS SOLITARIOS -Relato-

Le llamábamos el abuelo Onofre porque era anciano, pues él no tenía nietos porque nunca tuvo hijos. Tenía los ojos azul lavanda y mirando hacia el valle comenzó a hablar como si las vistas le hubieran hecho recuperar la pulsión perdida…

“La belleza puede parar el tiempo y salvarnos…Me gusta ser alguien más, alguien desconocido y misterioso para todos…Mi refugio se sitúa en el alivio de la incertidumbre, nunca ninguna duda me ha parecido insoportable y siempre he escapado del automatismo habitual…Todo esto ha hecho que en mi vida bastante volitiva, haya existido una considerable agitación anímica, sin embargo siempre hay que abrir puertas mentales y crear sobre lo muerto…Y todo esto no es una simple existencia, es toda una gesta porque nuestras vidas están llenas de combates y nuestra psique está expuesta a poderosos depredadores…Dicen de mí que soy una persona insólita con una misteriosa tierra psíquica, y yo, con odiosa elegancia les digo: Plenitud, resistencia y sentido…

Todos mirábamos al valle igual que él, todos le escuchábamos atentamente y él no quitaba la vista del paisaje, continuó…

¿Qué por qué estoy solo?...Porque creo que si alguien quiere estar en tu vida hará lo imposible por formar parte de la misma, y creo también, que cuando regalamos nuestro tiempo a alguien estamos regalando algo que no recuperaremos jamás…Además, veo en la libertad un proceso de identidad de uno mismo y una posibilidad considerable de reconciliación y realización personales…Siempre he preferido esto a una mujer cara…Por eso estoy solo, por convencimiento real y personal…¡Y porque las mujeres al final siempre resultan caras!...
¡Es racionalidad práctica e histórica!”

Exclamó para finalizar con una sonrisa.

Nosotros, jóvenes e inexpertos reíamos al escuchar sus leitmotifs, reíamos y la fuerza genuina de su sonrisa, fruto del bagaje cultural y teórico acumulado por su sabiduría, nos hacía dudar, y yo sé que a todos, absolutamente a todos, esa duda existencial se nos hacía cuanto menos insoportable, y también sé que por ello, ninguno podíamos parar de reír al escuchar al abuelo Onofre.

Hoy, después de tantos años, de los cinco que disfrutamos de las vistas del valle y de su filosofía personal aquella hermosa tarde de primavera, tres hemos elegido la soledad, la cuarta ha optado por el matrimonio pues tiene mucho miedo a estar sola y el quinto amigo, vive en pareja aunque está y se siente solo…Onofre falleció hace muchos años…Falleció en completa soledad, sin embargo jamás en la historia del pueblo hubo un funeral tan multitudinario y sentido como el del abuelo Onofre.

sK


                                                    

14 comentarios:

  1. Qué sabio el abuelo Onofre.
    Pienso que ambas elecciones, estar solo o en pareja, son buenas, pero lo principal es "reconciliarte" contigo mismo. Es triste compartir tu vida con alguien por miedo a la soledad, del mismo modo que tener pareja no significa sentirte acompañado.
    Me ha gustado mucho, Sofya.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada como reconciliarse con uno mismo para tener una vida serena, elijas lo que elijas...
      Muchas gracias Blanca.

      Un beso!

      Eliminar
  2. El abuelo Onofre es todo un escritor, todo un pensador, Sofya. Has encontrado algo en este relato o le has dado una forma muy atinada? La sinceridad es mas valiosa que la verdad: la verdad es solo un punto de vista en un oceano de tiempo (puede ser compartido o no, refutado, estudiado...), la sinceridad sin embarego es genuina, es lo que hace que las palabras tengan poder. Me ha gustado mucho lo que has conseguido hacer en este escrito!
    Un abrazo! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge, supongo que he encontrado algo en él...

      Un abrazo! :)

      Eliminar
  3. Un tipo sabio el abuelo Onofre... seguro que no estaba tan solo :) (lo de la pareja es otra cosa)

    Mi impresión es que, desgraciadamente, quedan pocas escenas así... que varias personas se detengan a mirar el mismo horizonte y quieran escuchar a un abuelo... Por lo menos queda este rinconcito tuyo ;)

    Besote Sofya!

    ResponderEliminar
  4. Aquí lo enfocas en la soledad (en su rasgo positivo), la pareja y la soledad en pareja, pero si seguimos por ahí llegamos a los hijos, mucha gente los tiene por el mismo motivo equivocado, porque es lo que la sociedad espera, porque es lo que hay que hacer, y ni siquiera se paran a pensar, hay gente que no está llamada a transitar esos caminos y que sólo les llevan a la infelicidad propia, y en consecuencia a la ajena.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así y ocurre mucho, más de lo que debiera, incluso en parejas del siglo XXI, parece hasta increíble.

      Un abrazo Miguel!

      Eliminar
  5. Muy buena manera de dar sentido el abuelo Onofre a su, por decisión propia, "soledad elegida". Si esa soledad fuera encontrada o no buscada, el abuelo habría sido un gran poeta :)
    Me gustó mucho el relato, Sofya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que el abuelo tiene toda la razón y no.
    "Porque creo que si alguien quiere estar en tu vida hará lo imposible por formar parte de la misma, y creo también, que cuando regalamos nuestro tiempo a alguien estamos regalando algo que no recuperaremos jamás" es un arma de doble filo ¿por qué iba a hacer alguien lo imposible por estar en la vida de alguien que es tan avaro con su tiempo? Sus palabras malentendidas pueden decir justo lo contrario...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El abuelo Onofre estaba y acabó solo porque era un egoísta...Él también podía haber hecho lo imposible por estar en la vida de alguien y no lo hizo, no movió ni un solo dedo por ello,él no quería malgastar su tiempo con mujeres que le iban a resultar caras a la larga...Por eso estaba solo...Él le dió sentido a su elección de vida de la manera que expresó aquella tarde frente al valle, sin embargo, con su experiencia cualquiera podría aprender mucho sobre la importancia de elegir uno mismo su opción de vida..Su serenidad podría ser un claro síntoma de que la elección que hizo fue la que tenía que hacer, aunque tal vez se resignó...¿Quién sabe?...

      Un abrazo Ehse, con tu lectura has llegado a lo más profundo de la existencia del abuelo Onofre...Gracias por pasarte...

      Eliminar
  7. Es verdad que pudiera ser que el abuelo Onofre fuese una persona egoísta y que siempre esperara que fueran los demás quienes se acercaran a él y sacrificaran su tiempo, como si éste fuera menos valioso que el suyo... Por otra parte también hay que considerar que no es fácil encontrar con quien no te duela esa entrega tan valiosa, con quien tengas una clara complicidad... Quizás el abuelo Onofre se cansó de esperar y decidió invertir en sí mismo, una apuesta mucho más segura... Besicos querida :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, muchísima...

      Besitos Señorita Uve! :)

      Eliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.