miércoles, 3 de septiembre de 2014

ELUCUBRACIONES

No es difícil tumbada desde aquí pensar en que las pequeñas tragedias de la vida son las que van haciendo mella… Las cosas que no se saben también afectan porque están ahí, camufladas en las discordias de nuestras rutinas… Y luego, esos enjambres que son los traumas... Todo contribuye y entre tantas turbulencias lo que nuestros padres nos enseñaron con sus acciones y con sus omisiones, junto a las cosas de las que no podemos huir…Todo absolutamente todo influye…Y nos salva el hecho de que todos somos diferentes, sin embargo hacemos de la clandestinidad un arte y nos estropea los planes esa maldita línea que separa los sueños de la realidad… Supongo que por todo ello y por algunas cosas más, justas e injustas, bellas y putrefactas hay que tener razones tanto para vivir como para morir, porque ante tanto desamparo congénito y genético sólo nos queda probar todos los venenos que la lealtad a nuestra imaginación nos permita…Y probando y probando nos irá llegando.

No es difícil tumbada desde aquí, contemplando las copas de los árboles despertar del letargo que trae consigo la rutina.

sK


                                                         



28 comentarios:

  1. Una meditación certera. Diremos lo que corresponda, pero en nuestra mente nunca podemos engañarnos.
    Buen texto, Sofya.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran verdad es esa Isabel.

      Gracias, un abrazo.

      Eliminar
  2. A veces me gusta tumbarme así, mirando las copas de los árboles apuntando al cielo, tal vez es porque me siento un poco ardilla, no lo sé, pero las ardillas son bastante libres cuando corretean por los troncos.

    Hay que ser un poco ardilla.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que ser un poco ardilla de vez en cuando...O mucho...O siempre...

      Un beso Oski!

      Eliminar
  3. ¿Necesitamos una razón para morir? ¿Si no seguiríamos eternamente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez unas cuantas...Yo no seguiría eternamente, pero sé de personas que sí les gustaría vivir siempre, que no quieren hacerse a la idea de que no van a estar, tal vez con unas cuantas razones cambiarían de opinión...Tal vez...Más que nada porque llegará el día en el que no estarán, es como luchar a contracorriente...¿No?...

      Gracias por tu paseo Drywater.

      Eliminar
  4. Esos enjambres que son los traumas... Estar tumbada, así como tú, con esa vista, lo he hecho unas cuantas veces este verano, y más de una vez meditando sobre cosas que ya has plasmado tú maravillosamente en este blog, y de nuevo saco cosas de aquí sobre las que tendré que elucubrar.
    Eso que le dices a Drywater, sabes, yo antes pensaba que quería vivir eternamente, pero hace un tiempo decidí que no, y a veces incluso cuesta más encontrar motivos para lo contrario, pero al final se encuentran. Gracias por escribir.
    Un besazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que encontrarlos Patricia...Gracias a ti...

      Un besazo! :)

      Eliminar
  5. Mirar así a las copas de los árboles nos hace sentirnos inevitablemente pequeños. Es una necesaria lección de humildad que nos pone en nuestro lugar. Y a nuestro entorno también.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Ehse, la naturaleza es tan grande frente a nosotros...Muy bonito tu comentario...
      Gracias.

      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Pues yo cada vez tengo menos claro qué es eso de la muerte y qué es eso de estar vivo. Cada una de esas tragedias se llevó algo de mí y lo que quedó ya no podía ser lo mismo. Y hay personas que están en mi vida a pesar de haber desaparecido físicamente. Otras, que en su momento eran parte esencial, hoy no están ni se las espera, y supongo (y deseo) que estén por ahí felices.

    Tampoco sé cuánto hay de repetición, de mimetismo, de predeterminado, en lo que hacemos. Una difícil forma de estar vivo. Cuánto hay de reacción automática, de determinismo genético o social... uno recrea una grabación de un concierto, de un recital o simplemente lee un texto y conecta, trae a su vida, a alguien que ya no está o, por lo menos, no está ahí.

    Supongo que se trata de seguir adelante y creo que, como bien dices, nuestra única arma en esta batalla es la imaginación, y su hija preferida, el humor :) Si no, estamos perdidos!

    Besote Sofya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay en tus comentarios una sabiduría esencial y especial...Gracias!

      Besote Andoni! :)

      Eliminar
  7. Y qué bien sienta dejar a un lado la rutina de vez en cuando.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que sienta bien...Muy bien!...

      Un beso Blanca!

      Eliminar
  8. Me ha llamado la atención "esa maldita línea que separa los sueños de la realidad…". He pasado muchas horas en imprentas y fotocopiadoras, y... ¿sabes lo que pasa cuando amplias una línea al, por ejemplo, 200%, y luego otra vez al 200% y otra vez y otra vez? Que la línea descubre sus porosidades, sus riachuelos que conectan aquello que queda a una parte de la línea y a otra parte de la línea.

    En resumen, las líneas que separan esconden en su interior los caminos que unen.

    Un abrazo y una sonrisa, Sofya :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tiene más mérito converger desde la divergencia....Interesante aportación Ximo...Gracias!

      Abrazo y sonrisa :)

      Eliminar
  9. Somos lo que hemos sufrido, lo que hemos gozado y lo que soñamos.
    Precioso texto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Mi mente es demasiado pequeña para alcanzar la profundidad de pensamiento que me permita filosofar de la vida o de la muerte. Pero también me gusta (ocasionalmente) mirar la copa de los árboles y poner mi mente en blanco (más de lo que usualmente está) sentir el silbido del viento que corre entre las hojas, ver como se hamacan suavemente las ramas, oír el cantar de las aves y ubicarme al centro de una ronda de árboles, donde se puede ver el contraste del cielo con la bóveda verde de las plantas.
    No estoy al nivel para charlar del existencialismo, pero mirar la naturaleza me da energía para seguir viviendo y me hace descansar por un momento de los problemas que puedo llevar a cuestas y me permite reanudar mi camino con más fuerzas y con ganas de seguir.
    Te leo en tu blog, pero lo hago en silencio. Pero esta vez, quise darme el gusto de escribirte y decirte (con respeto) que admiro tu don de las letras y tu capacidad al pensar.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan Carlos, me alegra que por una vez te hayas dado el gusto de escribirme.

      Saludos!

      Eliminar
  11. A la segunda va la vencida Sofya, recuerda que la anterior esta volando por el ciberespacio. Vete tu a saber por donde!!
    Pues te decía que llevas razón, que hay que cambiar de posición, ver las cosas desde ángulos distintos, ver la vida bajo otra óptica. Es un ejercicio que recomiendo,...creo que tu también.
    Tumbémonos Sofya, miremos las altas ramas y tengamos cuidado no haya un cagón con alas que nos perjudique. Eso también forma parte de nuestras vidas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja....Bueno Arkaitz, supongo que a un cagón con alas se le puede disculpar perfectamente...Cuando el excremento proviene de seres sin alas físicas, la cosa se complica y aunque eso también forme parte de nuestras vidas hay que ver cómo gestionar esa deposición...En fin, que gracias por pasarte e insistir pese a los altercados blogueros.

      Un beso!

      Eliminar
  12. Cuán complicados somos señorita Sofya, siempre bajo la tortura de lo que dejamos en el camino, de aquello que nos hizo imperfectos, pero a la vez llenos de deseos y esperanzas... Siempre interesantes reflexiones las suyas... Besitos!

    ResponderEliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.