domingo, 7 de diciembre de 2014

ÚNICA EN GÉNERO Y NÚMERO

Ensucias mi mente, mi cuerpo, mi alma y mi espíritu, ensucias mis sábanas…Ya no se hacen mujeres así…Eres única en género y número y en la lentitud de mis días eres el oasis en medio del drama, mezclas ficción y realidad y yo me mezclo con ambas mientras contigo me fundo…Lo haces bien demasiado bien para mi gusto, ése es mi problema, la inmoralidad que contamina tus pensamientos lascivos te hace irresistible hasta la saciedad, y mientras alimentas mi hambruna y mi sed te nutres del vacío repleto con un fondo trágico, en el que salta a la vista que no has encontrado tu sitio en la vida…Sí, no lo has encontrado y esto no es más que un denominador común en la gente corriente, porque la gente corriente tiene problemas corrientes y tu impotencia para cambiar tu vida ha convertido nuestra historia en una historia sórdida, algo obvio y previsible como la sordidez del ser humano, obvia y previsible como la calidad de nuestros encuentros…Intensos, profundos, placenteros y jodidamente excitantes, sin embargo patológicos y sobre todo empapados de cochambre, pero ¿cómo sino exorcizar tus fantasmas familiares y existenciales, esos que te roban hasta el oxígeno?…¿Cómo?...Ensucias mi mente, mi cuerpo, mi alma y mi espíritu, ensucias mis sábanas y desde mi sucia cama, hoy no puedo conciliar el sueño con esta extraña libertad tuya que a su vez es un extraño compromiso.

sK 


                                                                          

33 comentarios:

  1. ...y después de esa agridulce suciedad llega el vacío.
    No has podido escoger mejor la imagen (quizá una de Hopper)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, con su amor por la soledad en la vida...

      Un abrazo Miguel!

      Eliminar
  2. es que el Amor es mucho mas que eso. Nadie se tiene que sentir usado amiga Sofya. Interesantes tus palabras. Felicidad mas allá de lo momentáneo es lo que te deseo en mi saludo!

    ResponderEliminar
  3. Y así es la vida, una maravillosa tragicomedia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Fuerte, directo y muy, muy explícito.
    Me ha gustado este texto valiente, Sofya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He querido plasmar una situción en la que el sexo se vive como una compulsión, que oculta un transfondo de carencias emocionales y vitales importantes a las que no se sabe o no se puede dar salida. La obsesión compulsiva por el sexo como alternativa ante la carencia de soluciones vitales. Gracias Isabel.

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. El sexo crea dependencia, es como una droga. Y si además se ensucian las sábanas.... ya ni te cuento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. ese hombre al borde de la cama parece al borde de su propia vida, también, inmerso en un placer que duele, como una droga que te abre las puertas del cielo para quedar luego, después del efecto, sumido en un estercolero. me encantó el texto, para variar. genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has captado a la perfección la esencia del texto, gracias.

      Un abrazo paisano! ;)

      Eliminar
  7. es mejor ensuciar las sabanas de alguien que vivir frijido de pasion con la vida

    ResponderEliminar
  8. Las grandes sensaciones no tienen porqué ser limpias siempre.

    Muy intenso.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Uff , es que , a ver, si se ha plasmado como que es algo que sirve para tapar carencias, es como cuando bebes y te emborrachas , te evades de la realidad, y al dia siguiente , la realidad ... y con resaca aqui, te volveras a encontrar con esas carencias despues del sexo .

    ResponderEliminar
  10. El sexo para tapar carencias acaba siendo otra carencia...y al final no soluciona nada, sólo hace crecer el vacío.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, y la verdad es que llenar el vacío de carencias es una práctica muy usual.

      Abrazos!

      Eliminar
  11. Cuando intentamos tapar carencias en vez de solucionarlas, entramos en una carencia mayor que lo pone todo al descubierto.

    Un beso, Sofya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Blanca y además en ocasiones hay matices, ¿una carencia es lo mismo que una necesidad?...En fin, que la cuestión es complicarlo todo un poco más....
      Gracias por pasarte.

      Un beso! ;)

      Eliminar
  12. ésto es un poco como aquello que reza "ni contigo ni sin tí, tienen mis males remedio, contigo porque me matas y sin tí, porque me muero" ... atracciones fatales que nos mantienen vivos...
    un besito querida Señorita Sofya :) (intenso, perturbador y genial escrito)

    ResponderEliminar
  13. Nos resulta más fácil encontrar la pasión descarnada en lo que podría destruirnos que en lo que nos ama incondicionalmente. Tenemos un retorcido gusto por el salto al vacío.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, con lo difícil que en teoría puede resultar ser el hecho de saltar al vacío, y en ocasiones, que sencillo y fácil lo hacemos...Supongo que ocurre porque nuestros ojos están cerrados cuando saltamos, si los tuviéramos abiertos, esa incondicionalidad de la que hablas, nos cautivaría irremediablemente.

      Un abrazo!

      Eliminar
  14. Es un maridillo recorrido a través de tu bello blog, inundado de frecuentemente pronfundos sentimientos difíciles de transmitir, pero que tu consigues hacerlos sencillos y como tal hermosos.

    Un afectuoso saludo, desde Gran Canaria.

    Hasta muy pronto y mis mejores deseos de felicidad.

    ResponderEliminar
  15. Voy reculando p'atrás como los cangrejos relato a relato, inquietante y muy bien descrito, lo de ensuciar las sábanas, la compulsión, la animalidad, me recuerda lo de prometernos que no volverá a pasar... ¡clásicos de ayer y hoy presentan...!!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por recular y por avanzar en las lecturas :)

      Abrazo!

      Eliminar

Si te apetece puedes expresar tu opinión.