sábado, 26 de abril de 2014

NO CON DINERO...

Todo aquello que el dinero puede comprar no es un problema, resulta que las cosas que el dinero no compra sí pueden serlo, y es que el dinero no puede comprar estos elementos porque son cosas que sólo se consiguen a base de un duro trabajo y un duro aprendizaje tan complejos que nos pueden llevar toda la vida, incluso ésta se nos puede quedar corta.
Tal vez no estamos hechos para un trabajo tan afanoso, aunque en un principio parecía que sí, que nuestra especie prometía, que era la más inteligente y dotada, la más capaz para hacer diferentes, muchas y complicadas cosas, y sin dinero, sin embargo, algo está fallando, y mucho.
Porque no es lo mismo tener una casa que tener un hogar, la casa se paga con dinero, el hogar se consigue a base de ese trabajo y ese esfuerzo personal lleno de sacrificios, entrega y amor, y el amor tampoco se compra, cosa que el sexo sí puede comprarse (de acuerdo, el porno en internet también es gratis, pero no vamos a entrar en la industria del porno, porque es una industria y a fin de cuentas no es sexo real, son dramatizaciones, y ¡no es lo mismo!),¡pero claro, volviendo al hilo!, nuestras necesidades son las que predeterminan el camino que vamos a seguir y queramos o no, ellas son las que nos avisan de nuestro contento o nuestro descontento vital, y esto en ocasiones nos desestabiliza.
Hoy me he quedado embelesada un buen rato observando una mariposa sobre una flor, esta delicada imagen de la naturaleza me ha evocado a mi infancia, las montañas, la pinada y las margaritas plagadas de mariquitas disfrutando de la brisa primaveral y del vaivén de las flores…Y así he permanecido un rato… Sin pagar por ello… Y así, gratis ha surgido un sentimiento de agradecimiento hacia mis padres por esa infancia inmejorable que me dieron en el campo… ¡A esto me refiero!, hay sentimientos de vital importancia en nuestro crecimiento como personas que no se pueden comprar y que sin embargo trabajando y fluyendo en nuestro propio sentir, podemos llegar a ellos, trabajarlos y así sentirnos plenos, hacer sentir dichosos a los que queremos, a aquellos con los que convivimos o a aquellos con los que nos relacionamos.
Y todo esto que parece una edición de auto-ayuda viene a cuento porque veo mucha gente perdida, triste y deprimida, veo mucho culto al materialismo incluso en plena crisis económica y creo que todos, absolutamente todos, tenemos muchas posibilidades, habilidades y potencialidades… ¡Gratis, sin dinero!...Partiendo de la base eso sí, de que éste es necesario sólo para algunas cosas.
En una entrevista que le hicieron a Mario Vargas Llosa, que por cierto me encantó leer, decía que sólo en nuestro fuero interno sabemos si hemos logrado lo que pretendíamos o no, y el hecho de no haberlo logrado es un motivo para seguir haciendo proyectos y seguir vivos.
Yo pienso que probablemente al hacernos esa pregunta dichosa o maldita, las respuestas van a estar bastante alejadas de lograr conseguir un yate, o una mansión o una fortuna, aunque sean pequeños como Groucho Marx ironizaba al describir lo que era la felicidad. Yo creo que nuestras respuestas van a estar más enfocadas hacia aquello que no hemos logrado a otros niveles más profundos, más emocionales, más sentimentales y más existenciales, no sé porqué pero creo que hay mucha tristeza en el mundo, y no es por no tener grandes lujos ni cosas materiales en general, y por supuesto no hablo de necesidades básicas que desgraciadamente hay muchas personas que las tienen descubiertas…Hay tanta tristeza y tanta pena por los recovecos de las almas que no somos capaces de hacerle un hueco al entusiasmo y a la ilusión, que a fin de cuentas son el motor de cualquier existencia que se precie.
Esto tiene sus consecuencias y en los tiempos que corren, tan difíciles y apocalípticos, no podemos permitirnos estas carencias, y ya que las económicas se están haciendo cada vez más patentes y extensivas creo que debemos intentar tomarnos en serio este trabajo personal para que nuestro crecimiento no se vea gravemente interrumpido, tal vez gravemente dañado…
Estamos desnortados y sólo debemos buscar nuestro propio norte…
¿Qué quieres una casa o un hogar?, ¿Prefieres el sexo al amor, buscas ambas cosas, o tal vez dormir junto a alguien que quieres de verdad?, ¿te gustaría oír a alguna persona decir cosas bonitas de ti?, ¿quieres sonreír?, es gratis, también puedes reír hasta que te falte la respiración por el mismo precio y por un buen motivo,¡ seguro!, ¿tal vez te gustaría escuchar esas canciones que evocan momentos y épocas de tu vida?, ¿O ver a la persona que hace que tu corazón se vuelva arrítmico?, ¿y qué te parece una amistad sincera y profunda que sabe cuando decirte un “te quiero”?, ¿y qué me dices de tus sueños?, ¿y de la salud, la tuya y la de los tuyos?, ¿ y qué hay de la inteligencia, y del conocimiento?...¿Qué quieres realmente, qué necesitas para tu crecimiento?...Valora lo que tienes y busca incansablemente lo que tu corazón ansía…Y como dice Alan Watts: “¿Qué harías si el dinero no importara?...¡Pues hazlo!.
Yo desde luego no tengo dinero ni una visa que me permita costearme todas estas cosas tan maravillosas, casi que puedo asegurar que  los modelos existentes no se ajustan y no dan cobertura a estos aspectos de la vida, ¡ni la MasterCard!, así es que supongo que sólo me queda la otra opción, ese trabajo duro y afanoso que como recompensa me ayudará a crecer como persona y como mujer que soy.
Créeme hay cosas realmente importantes y trascendentes en y para nuestras existencias que no se consiguen con dinero.

sK


                                                   


miércoles, 23 de abril de 2014

LA VIDA ¿ES SUMAR?

Hay momentos que sólo los puede terminar la lluvia, y esto es así porque con el agua se renueva el aire y nos renovamos nosotros.

En nuestra espesura cerebral se agolpa todo lo que conservamos en forma de pensamientos, recuerdos, ideas o creencias, y es una lástima que no podamos combinar todo este material con el material olvidado, porque tal vez esa combinación se aproximaría más a lo que ha sido y es nuestra existencia. Y aunque tal vez esos elementos olvidados hayan sido enterrados con honores de Estado, a fin de cuentas en la vida hay que sumar y estos olvidos nos han restado ¿elecciones, opciones, variables, penas, alegrías, dudas, traumas, aprendizajes?...

Hay momentos que sólo los puede terminar la lluvia porque observándola, es más fácil no pensar en sumas o restas y dedicarse únicamente a la contemplación del agua que cae sobre tu cabeza y te recuerda lo maravillosa que es la naturaleza, y lo sabio que es nuestro dispositivo cerebral, porque tal vez, no en vano, esté predeterminado para olvidar aquello que por ecuanimidad debe olvidar, indudablemente por nuestro bien y el de toda la colectividad.


sK


                                                          

martes, 22 de abril de 2014

TÚ TE ENTRENAS - Carta de desamor entre dos hombres -

Tú te entrenas ¿verdad?...Sí, no me cabe la menor duda, y lo haces bien, tal vez muy bien, porque lo consigues y sacas lo peor de mí.

Te entrenas a diario, en un espacio secreto que sólo tú conoces y en el que la vigilia permanente es tu filosofía, piensas incluso cuando duermes el método y la forma de hacerlo, ¡maldita teoría cartesiana!...Utilizas todos tus medios y los ajenos como especialista en manipulación que eres, y te muestras salvaje y cruel en cada una de tus actitudes y acciones.

Sacas lo peor de mí a base de tu entrenamiento duro y disciplinado y desatas mis huracanes de ira y odio cuando disfrazas tu mala intención con verborreas y diarreas de palabras que yo ya sé que son falsas y despreciables, fruto de tu inseguridad y del descontento con tu propia persona, yo lo sé, yo sé que tú te entrenas para aparentar algo que no eres, que nunca has sido y que jamás serás, y lo haces como un Nerón despechado por haber tenido una vida que no quisiste, que no aprobaste y que no aceptarás bajo ningún concepto.

Tienes esa maldita y despreciable virtud de sacar lo peor de la humanidad, porque no sabes qué es lo realmente importante, no sabes que es lo que cuenta y así vas a acabar tus días, entrenándote para recoger de lo que siembras.
Piensa, si es que sabes, que tal vez lo que deberías hacer es replantearte la finalidad de tu entrenamiento, replantearte tu vida y reconstruir el puzzle de tu ser, pues los añicos en los que has convertido al mío son de muy difícil reconstrucción, y ni con todo el esfuerzo del mundo podría atisbar ni tan siquiera un amago, para por lo menos parecer ser alguien, que no serlo.

Tú te entrenas y yo me pregunto:
¿Cómo es posible que a estas alturas yo todavía esté desentrenado?

sK


                                                 

sábado, 19 de abril de 2014

ESQUIZOFRENIA COTIDIANA -Relato-

Son las siete, ¡buena hora!, me levanto, me tomo el zumo de naranja y a la ducha…Conforme cae el agua sobre mi cabeza mis pensamientos comienzan a activarse, tal vez a alborotarse y se remueven en mi cerebro, que por cierto según tengo entendido pesa aproximadamente kilo y medio, más o menos lo mismo que pesa Coral, el perrito de la vecina del noveno. Yo que pensaba que tenía un mazacote inerte por cerebro y sin embargo, hoy noto cierta actividad inusual en él…¡Quiero sentir cosas, aunque sean malas!, necesito experiencias interiores intensas, incluso podría plantearme consumir alguna droga, sólo para alcanzar por un día la perfección, ¡para ver qué se siente desde ahí!, para no tener que saber perder…El agua va cayendo dibujando todas y cada una de las curvas de mi cuerpo, las siento una a una, en una especie de sensación sublime…¡Qué tontería, y acabo de levantarme!...Me pongo el albornoz y mientras desenredo mi cabello acude a mí la situación que dos días atrás viví en el bar con el vecino del cuarto, tal vez fui un poco borde, pero sólo dije la verdad y la verdad no es otra que no debe molestarse en llamarme ni en hacer apariciones marianas cada vez que voy al supermercado o a algún recado, no me interesa, no es mi tipo, ni aunque fuese el único hombre sobre la faz de la tierra…La soledad no es mala, no sé porqué tiene tan mala fama, a veces hablan de ella como si fuera un espacio cochambroso y la verdad es que sólo cuando el alumno está preparado aparece el maestro, yo estaba preparada, por eso mi pareja me la jugó, se convirtió en mi ex y yo ahora tengo una  gran maestra, la soledad…¡Mi cabeza tirará la toalla cuando entregue mi corazón! creo que Andrea Gillies decía algo así en su libro “Las amapolas del olvido”…Café y galletas ricas en fibra, muy buenas para el tránsito intestinal y para el buen humor…Me visto, me pinto un poco y a por el bus, el transporte público, ese pequeño pero gran mundo que todas y cada una de las mañanas me envuelve…Esos viajeros con sus miradas perdidas, absortos en sus laberintos cerebrales o emocionales, intentando salir de sus tragedias a través de sus móviles, ¡con lo fácil que es salir de nuestras tragedias a través de la belleza!, sólo con mirar por la ventanilla y ver toda la costa, con el rompeolas uno ya puede salir de alguna de esas pequeñas tragedias cotidianas, ¡pero no, casi todos prefieren las pequeñas pantallas de sus teléfonos móviles!, ¡pues allá ellos!...De repente noto que alguien me observa, llevo un rato con esa sensación, probablemente sea alguien extrañado de ver que yo no estoy conectada a internet y que mi mirada se pierde por la ventanilla, mirando el mar…Tal vez mi mirada le parezca vacía… Me giro disimuladamente  y le miro, ese chico está pensando algo así:”Yo te daría a ti lo tuyo”, sí, probablemente a estas alturas del trayecto y desde que me he sentido observada ya le ha dado tiempo a desnudarme y muy cuidadosa y obscenamente ha abierto mis piernas y me ha penetrado sin piedad, con torpeza y desacierto pero sin piedad, ¡sí, en una especie de perversión pánfila!...¡Bueno, me bajo en la siguiente parada, hace un buen día!, un paseo antes de meterme en la oficina me vendrá bien…Me encanta el puerto y ver cómo van montando las terrazas a primera hora de la mañana, no hay mucha gente, y eso me gusta más…¡Esto es ya el puto colmo, me he hecho tanto a la soledad que me molesta ver gente hasta en la calle!...En la oficina todo parece estar igual hasta que mi jefe me llama a su despacho…En el pasillo hacia el mismo, los compañeros me miran y mi cabeza decide no entrar en polémicas mentales inútiles, que si qué habré hecho mal, que si porqué me llamará, que si tal vez quiera despedirme, …Finalmente llego, entro, cierro la puerta, y él cierra las persianas de las ventanas a través de las cuales ejerce su poder y su control sobre el proletariado, entonces se acerca a mí, con uno de sus brazos me envuelve cogiéndome de la cintura y con su otra mano sujeta mi mejilla derecha hacia arriba, pues nuestra diferencia de altura es casi una barrera arquitéctonica, se aproxima y me besa  apasionadamente, ¡como si no hubiera un mañana!…Le llamamos Jiu pues su parecido con Hugh Grant es considerable, es más joven que yo cinco años y ahora también me estoy dando cuenta de que besa jodidamente bien, nunca, nadie me había besado igual, los movimientos desatados y sensuales de su lengua podrían hacerme perder el control muy rápidamente, así que tengo que cortar esto por lo sano, con un fantástico y soberano tortazo…¡Plas!...Me mira, sonríe mientras alivia inútilmente su mejilla con un ligero masaje de una de sus manos, grandes, fuertes, suaves y varoniles…Me arreglo el cabello, en un intento de parecer sensata y curiosa y salgo de su despacho simulando enfado, me siento en mi mesa y rápidamente recibo un correo electrónico de dirección, es decir, de Jiu, que dice: “ A partir de hoy eres la nueva directora adjunta”…¡No me lo puedo creer, el ascenso que siempre quise!, le contesto: “Hoy quiero el día libre”, me responde: “Sin problemas, y mañana también, ya hablaremos pasado mañana”…¿Hablaremos o follaremos?...¡Bueno!, una cerveza en el puerto marítimo, bajo el sol y en soledad, y pensando en que debe haber una epidemia de demencia en el mundo, sí, sí, de demencia, del latín de mentis, o sea, privación de la razón…Yo sólo sé que me he ido, mi cuerpo sigue respirando y caminando pero yo me he ido, son demasiadas cosas ya, y Jiu tampoco es mi tipo, ni tampoco quiero retozar con él como si hubiera perdido la razón…¡Necesito unas vacaciones y un acantilado!...Sí, un acantilado…¡Vaya, suena el móvil!, es mi ex, si ya le he dicho que le perdono y que no entra en mis cálculos el olvido ¿ya es suficiente esfuerzo para lo que he recibido no?, ¡a la mierda! como dijo Fernando Fernán Gómez, no tengo nada más que decirle, ¡llamada cortada!...Creo que paseando me iré a casa para digerir la jornada desde el sofá, pasaré antes por casa de Mamen y le diré que me haga un regalito maravilloso, sí, cannabis sativa, ¡eso es!, sofá y marihuana…¡Otra vez el móvil!, menos mal que no tengo internet, ¡mi madre!, ya le he dicho que no pienso ir a esa comida familiar con esos primos que hace años que no veo, cuyas vidas no me interesan ni lo más mínimo y además no pienso comer pescado porque sea Semana Santa, ¡yo quiero un chuletón!, se supone que estoy en la oficina trabajando, así que no voy a atender esta llamada tampoco…De nuevo cojo el autobús, no pienso fijarme en ninguno de los viajeros, bastante tengo con lo mío…¡No me lo puedo creer! ¡Otra vez el teléfono!… ¿Y ahora quién es?...¡Bien!, menos mal, es Pablo, mi mejor amigo, lástima que sea homosexual porque realmente él  reúne todos los requisitos, los físicos, los emocionales y los psicológicos, pero lo que no puede ser no puede ser y además es imposible…
-      ¿Qué tal guapísimo?
-      No te lo vas  a creer.
-      Tú dirás…
-      Acabo de asistir un tráfico.
-      ¡No!
-      ¡Sí! un joven de veintinueve años…
-      No sigas…Te has ido a Internet y has hecho una reserva…
-      ¡Bingo!

Pablo es médico y cuando asiste a alguien en sus últimos momentos siempre sufre una especie de crisis existencial transitoria que le lleva compulsivamente a la idea de disfrutar al máximo de la vida, ¿cómo?, como más le gusta, viajando, ¿con quién?, con quien más quiere, con su mejor amiga, o sea, conmigo.
-      ¿Y  adónde vamos?
-     Es sorpresa, dentro de dos fines de semana cogemos un avión, así que no te comprometas con nadie, absolutamente con nadie.
-      ¡Vale!, ¿alguna pista?...
-      Seré condescendiente contigo por esta vez, y te diré que muy cerca del hotel donde nos hospedaremos hay un precioso y fantástico acantilado, ¡es de vértigo nena!

sK 


                                                      

miércoles, 16 de abril de 2014

LA VIDA VA EN SERIO

Y por eso debemos reír ante la adversidad y poner buena cara al mal tiempo, porque va muy en serio…

Y creemos que hay muchos días por delante para hacer muchas cosas, algunas de las cuales probablemente quedarán pendientes, y pensamos ¡qué bueno, si no es este tren, pues será el siguiente!, pero es que la vida va en serio.

Y nos permitimos hacer oídos sordos a nuestro sentir, y decir “no” cuando es “sí” y decir “sí” cuando sabemos que es “no” y utilizamos el auto-engaño para aparentar lo que no somos, y convertirnos en alguien diferente que probablemente, muy probablemente no será mejor que nosotros, y a todo esto, los años van pasando y la vida va en serio, muy en serio.

Y utilizamos la evasión para no enfrentarnos al miedo y afrontar nuestra cobardía, y nos rodeamos de comodidades externas sintiéndonos incómodos en nuestro interior, y a todo esto, no somos conscientes de que la vida va en serio.

Y hacemos mudanzas y metemos en cajas nuestros objetos, nuestras emociones, sentimientos y recuerdos, y somos capaces de vivir con una doble conciencia en la que una mano no sabe lo que hace la otra, y la vida va en serio, y no hay ninguna conexión oculta, ni se trata de buscar un sentido a lo divino, ni tampoco es un vericueto imprevisto ni una impostura, estamos hablando de una evidencia bastante dispendiosa que no somos capaces de ver:

La vida va en serio y por ello supongo que hay que vivirla con intensidad, con alegría y sentido del humor, pero sobre todo, desde la verdad, la valentía y la conciencia…Y es que va en serio, va muy en serio como para desperdiciarla viviendo desde la falsedad, la cobardía y la inconsciencia.

sK


(Joan Garriga habla de los recursos en la vida que para él son precisamente la verdad, la valentía y la conciencia frente a la falsedad, la cobardía y la inconsciencia, me parece muy interesante este planteamiento vital)


                                                 


                                                       




sábado, 12 de abril de 2014

NO HAY DOS SIN TRES: Una canción con la letra de una de mis entradas

El pasado día dos de Abril recibí este comentario en mi entrada titulada: “Contextualizando la vida…Y sacándome de quicio”:

“Brillante, me ha encantado, podría ser una letra para cantar estupenda, si me permites, lo podría considerar. Saludos”.

Tuve curiosidad y entré en su blog titulado INTERPRETA-SONES, Raúl Fernández Pacheco es un alicantino muy creativo cuyos trabajos no tienen desperdicio, hace, compone e interpreta sus propias canciones.

Así pues, le dí luz verde, y aquí está su trabajo, fusionado con mis palabras, su instrumentación completa, su melodía vocal y algunas modificaciones necesarias de mi texto con otras de su cosecha que ha tenido que hacer para cuadrar mejor las rimas, también supresión de parte del escrito pues era muy largo, pero eso sí, conservando la esencia de mi texto.

Muchísimas gracias Raúl porque ha sido todo un regalo desde la ilusión y la creatividad y además has hecho un gran trabajo. ¡La de cosas positivas y buenas que reportan la ilusión y la creatividad en el ser humano!. Gracias...

sK


                                                       

lunes, 7 de abril de 2014

AQUÍ MIRANDO EL MAR

Aquí mirando el mar me parece tan ridículo e irreal que haya gente que siempre luche para ganar, ¿qué se aprende ganando siempre?...Lo cierto es que no me gusta que en las películas siempre ganen “los buenos”, no, no me gusta nada esta idea, porque pienso que una de las cosas a las que tenemos que aprender desde muy pronto es a saber perder, y los “buenos” deben perder para pasar de ser “buenos” a ser “mejores”. De hecho creo que esto nos ayuda a tolerar más la frustración, y desde luego esta es una de las asignaturas pendientes para nuestra especie, la tolerancia a la frustración.

También creo que el auto-control es una pieza fundamental en nuestras existencias, es como un barómetro de nuestro grado de madurez y por supuesto si lo dominamos también dominamos nuestra vida, de él depende asimismo nuestro grado de conciencia o inconsciencia para vivir y actuar acordes o no a las circunstancias, y aquí lógicamente también va incluido el daño o el dolor que con nuestras acciones podemos hacer a los demás.

Aquí mirando el mar mis pensamientos oscilan, suben y bajan con el oleaje de mi vida, a ratos sol y a ratos nubes,  siempre hay olas, mis pensamientos se desplazan a mayor o menor velocidad según los vientos que soplen en mi existencia. Aquí mirando el mar es muy fácil ver pasar la vida y muy difícil entender muchas de las cosas que en ella acontecen, pero el oleaje es así, y en el fondo marino ninguno de los seres que lo habitan necesitan entender para vivir, aunque ellos tal vez no viven, simplemente sobreviven.

En cualquier caso creo que nuestra especie necesita saber perder para vivir y ganar de vez en cuando para sobrevivir, pues una existencia llena de victorias no es una existencia plena o completa saludablemente hablando.
Y todo esto aquí, mirando el mar…

sK


                                                     

miércoles, 2 de abril de 2014

EL ASCENSOR -Relato-

Nunca le gustaron los ascensores, le parecían prácticos y un gran invento, sin embargo, en su mente siempre rondaba la idea de que en su avanzado mecanismo inventado por el hombre, cabían grandes errores que podían ser graves, como ocurría con los aviones o con los barcos. Esta idea se agudizaba cuánto más alto debía subir, y entonces, este pensamiento se dedicaba a subir y a bajar con ella mientras hacía su trayecto en el ascensor, en este caso en uno de un organismo público y en concreto, hasta la planta veintidós. Para su alivio el ascensor era bastante amplio y solamente subieron cuatro personas. Se introdujeron en el artefacto  volador y cada uno pulsó el botón de su planta destino. Ella era la última, lo cual significaba que un trayecto lo haría sola y además por las alturas. Esto tampoco le agradaba. Se dieron los buenos días y el primer destino era la planta dieciséis donde bajaría una mujer de mediana edad, el siguiente sería la planta veinte donde bajarían los otros dos chicos y definitivamente bajaría ella en la número veintidós. El ascensor comenzó su ascenso, los cuatro guardaban silencio, la mujer de mediana edad se retocaba el cabello en el gran espejo que era la pared del fondo del aparato; Cuando estaban llegando al piso número quince el ascensor dio una sacudida y se paró en seco. Los cuatro se miraron extrañados y la mujer de mediana edad comenzó a dar golpes en la puerta.

-   ¡Bueno, tal vez será mejor que toquemos el botón de alarma!- dijo uno de los chicos-
-      ¡Si si mejor! -Añadió ella asustada-

Y así lo hicieron. Desde fuera oyeron voces que llamaban a la calma:

-   ¡Tranquilos estamos en ello, no os preocupéis! ¡os rescataremos en breve!

Uno de los chicos se sentó en el suelo apoyando su espalda contra la pared:

                     -       Yo me siento por si acaso.
-      ¿Por si acaso qué? - Añadió el otro joven-
-      ¡Por si caemos! -Y empezó a reírse-
-      No me hace gracia -Añadió ella asustada-
-      ¡A mí tampoco! –Añadió la mujer de mediana edad-

El otro joven también reía y el gracioso añadió:

-       Me llamo Lucas y pido disculpas por lo que acabo de decir.
-     Me llamo Carmen y acepto las disculpas – La mujer de mediana edad también sonrió-
-    Yo soy Aurora y aunque acepto las disculpas he de decir que tengo pánico a los ascensores.
-       Bueno, yo soy Marcos –Dijo el otro chico que reía la broma de Lucas-

De repente Aurora y Marcos a la vez se sentaron en el suelo y Carmen también se animó. Se dispusieron dos frente a dos dejando libre la pared del espejo y las puertas del ascensor…

-     Bueno, tal vez tarden un rato en sacarnos –Aurora se encontraba un poco agobiada-
-   Tranquila, aquí no hay problema, no caeremos, no te preocupes… -Dijo Lucas-

Aurora le miró entre confiada y expectante, de repente Carmen rompió a llorar…Aurora la miró y se interesó por ella:

-       Carmen ¿qué ocurre?
-  No se nos debería permitir hablar sobre la vida privada de los demás...-Carmen lloraba desconsoladamente-

Aurora la miraba sin saber qué decir, y Lucas y Marcos se miraban asombrados, el último se decidió a decir algo:

-     ¡Tienes toda la razón, de hecho, yo no lo hago nunca!

Carmen miró a Marcos y añadió:

-      Ahora mi hijo  me desprecia.

Aurora y Lucas seguían en silencio, Marcos continuó:

-      Carmen, yo soy una persona triste y nací pesimista, sin embargo creo que con el tiempo las cosas se aclaran, o por lo menos cambian de forma.

De repente Lucas arriesgó y mirando al techo se pronunció:

-  Las religiones han corrompido las mentes porque no enseñan a entender sino a juzgar, ¡joder la conciencia necesita de un estado de no juicio!

Marcos asintió y añadió algo más:

-     Además el hombre moderno está tan insatisfecho que necesita hablar naderías, aunque también necesita de la imaginación para sobrevivir.
-   Tenéis razón los dos, nuestra cultura siempre emitiendo juicios de valor –Carmen se sintió más aliviada-
-      No te preocupes Carmen, sea lo que sea al final siempre se hace un hueco a la verdad –Aurora también se animó a intervenir-

En ese preciso instante el ascensor dio una sacudida más violenta, Carmen y Aurora gritaron, los chicos reflejaban en sus rostros un temor imposible de disimular, desde fuera oyeron voces:

-     ¿Estáis bien?

Ellos contestaron a viva voz:

-      ¡!
-      ¡Por favor sacadnos de aquí!

Aurora estaba llorando cuando una nueva sacudida dejó el ascensor inclinado, como suspendido en el aire, desde fuera oían más voces que hablaban entre ellas:

-      ¡No sé qué hacer, se está descolgando!
-      ¡Esto no puede estar ocurriendo!

Lucas gritó:

-      ¡Maldita sea, os estamos oyendo!

De los ojos de Lucas caían lágrimas. Carmen y Marcos permanecían muy quietos y callados. Aurora lloraba cada vez más:

-    Lo sabía, ¡nunca me gustaron los ascensores, otro puto invento del hombre!
-      Tranquila – Añadió Marcos-
-     Marcos, ¡nos caemos!... ¿Cómo voy a estar tranquila?...Carmen tiene que arreglar algo con su hijo, yo con mi hermana, seguro que tú y Lucas tenéis algo pendiente con alguien ¿verdad?, ¡son quince pisos de altura!

Lucas llorando añadió:

-      Yo quisiera reconciliarme con mi pareja, rompimos hace dos meses y me he dado cuenta de que la amo.

En otra nueva sacudida el ascensor quedó totalmente en volandas, esta vez el final era ya más que evidente, los cuatro lloraban y pedían auxilio, en cuestión de segundos, el ascensor se descolgó y comenzó una caída libre en la que sus ocupantes fueron dando bandazos de un lado a otro, golpeándose bruscamente mientras caían de una manera desordenada y descontrolada. El trayecto final fue mortal para Carmen, para Lucas y para Aurora, la chica que tenía tanto miedo a los ascensores. Marcos herido con diversos traumatismos sobrevivió al duro trance. Durante su estancia en el hospital le visitó un gran amigo de la infancia:

- ¡Es increíble, sólo has sobrevivido tú Marcos!, ¡te han dado otra oportunidad!
-   ¿Sabes algo?
-     No, tú dirás…
-  Mis compañeros en este viaje fatal tenían pendiente reconciliarse con alguien, Carmen con su hijo, Aurora con su hermana y Lucas con su ex novia.
-      Vaya…Eso sí que es triste.

Tras un breve silencio su amigo reaccionó y le preguntó:

-      ¿Y tú, tenías alguna reconciliación pendiente?

Marcos le miró y pensativo le respondió:

-      Sí, tengo que reconciliarme conmigo mismo.

Ambos se miraron en un nuevo silencio, tal vez revelador, y su amigo rompió esa quietud con un sabio consejo:

-      Marcos, no deberías desaprovechar esta nueva oportunidad.

Marcos le miró y permaneció en silencio, y así estuvo un buen rato, su amigo le dejó solo y se fue, no le vino nada mal, tenía que reconciliarse consigo mismo y tenía que empezar ese duro trabajo ya.

sK