jueves, 26 de junio de 2014

EL MUERTO Y LOS RIESGOS -Relato-

(Apto para aquellos con miedo a arriesgar)

-     Vengo del otro lado, donde no hay miedos ni riesgos y la indiferencia de los  que allí moramos  ocasiona la indiferencia del resto.
-      No entiendo nada de lo que me dices, perdona…
-     Allí hay flores, muchas de ellas marchitas por el sol y el olvido, otras son de tela o de plástico para calmar conciencias.
-      ¡Joder!... ¿Entonces tú, tú estás?….
-      Digamos que no estoy aunque en este preciso instante me veas.
-      Pero…Pero esto es…
-   Todos los días uno de nosotros regresa aquí para sacar de una duda existencial a alguno de vosotros.
- ¡Esto se escapa a mi inteligencia!... ¡Tengo miedo, me estás asustando!…
-   Es normal, tú todavía puedes sentir miedo…Yo ya no…Como somos tantos, cada uno de nosotros regresa aquí tan sólo en una ocasión para resolver esos dilemas vitales.
-      Pero…Entonces… ¿Estoy hablando con un muerto?...
-   Así es, muerto, cadáver, difunto o fiambre, ese es mi estado, por cierto eterno ya.
-     ¡No es posible que esto me esté pasando a mí!
-      Pues ya ves que lo es, de trescientas sesenta y cinco visitas una te ha tocado, y yo de ti, la aprovecharía…En cualquier caso intenta tocarme…

Y lo intentó y no pudo, su mano atravesó el cuerpo que tenía ante él, no había duda de que era un alma o ánima, ¡sí, un espíritu en el parque!

-      ¿Y por qué a mí?
-      Porque estás vivo y por eso necesitas ayuda.
-      ¿Ayuda?
-  ¿Y todavía lo dudas?, ¡pues claro que sí, piensa, seguro que la necesitas!…Y atiende, yo sólo puedo darte un consejo, luego, tú con él harás lo que quieras o consideres oportuno hasta que llegue tu mudanza definitiva.

Desde el sinsentido aparente de la situación y al borde del abismo mental, mirando al muerto que tenía ante él pensó, primero, que parecía serio, tanto el muerto como lo que le decía, y en segundo lugar pensó que sí, que indudablemente había algo que desde años atrás no conseguía resolver en su vida, así que se lanzó:

-  Enséñame a ser vulnerable ante un daño o perjuicio, enséñame porque a la velocidad que vivo no puedo ver ni discernir, enséñame a ir despacio y a no tener miedo, enséñame porque el riesgo mayor no lo tengo asumido.

Unas lágrimas acudieron tímidamente a sus ojos, el hecho de haber pronunciado en voz alta su dificultad tuvo un efecto terapéutico que provocó una catarata emocional tal, que ahora el muerto sí que se asemejaba a una aparición desde el otro lado, ya que lo veía borroso por la incesante procesión de lágrimas emergentes.

-  Está bien, ¿ves como sí había algo?...Siéntate y escucha atentamente…

Era extraño que en el parque sólo estuvieran ellos dos siendo las siete de la tarde y en pleno apogeo primaveral, eso evidenciaba lo insólito de la situación que estaba viviendo…Se sentó en un banco cercano y el muerto se quedó de pie, frente a él y así empezó a hablar…

-     Nacemos y por nacer ya estamos arriesgando. Y de todos los riesgos es el del la muerte el denominador común, y es denominador porque denomina la condición sine qua non por la que nacemos y es común porque nadie escapa de ella, podemos evadirla o sortearla a lo largo de nuestra existencia, pero esto no es más que un entretenimiento, pues al final resulta ser irrevocable y nos llega porque es el riesgo inevitable que entraña nuestro alumbramiento. Además de esta nimiedad común a todos los humanos, existe un compendio más diverso, diferente, complejo y subjetivo que en un inicio es un conjunto vacio pero que después con el paso del tiempo se llena y se desborda con un material infinito, es ahí donde entran nuestros riesgos, algunos asumidos, otros fortuitos, y todos son infinitos hasta que la muerte los lleva a la finitud eterna, es precisamente el momento en el que dejamos de arriesgar, es cuando por fin descansamos…El descanso es bien merecido porque es difícil y dura la lucha en esta contienda…Arriesgarse a perder o a ganar, arriesgarse a cambiar o a permanecer en un mismo punto o estado, arriesgarse a que nuestro corazón se rompa una y otra vez, arriesgarse a cumplir o realizar sueños, tal vez a vivir en una pesadilla, arriesgarnos a ser como los que nos rodean incluso no queriendo ser como ellos, arriesgar por motivos reales y suficientes o hacerlo sin motivo alguno, arriesgar en soledad o en compañía…Y todo para encontrar un sentido, para poder hacer avances, para finalmente descansar…No ver, no oír, no oler, no buscar, no hablar, no pensar, en definitiva, no arriesgar, mejor dicho no poder hacerlo.
-      Y todo esto ¿no es una trampa retórica?...- Preguntó con lágrimas en sus ojos el vivo-
- No, no te equivoques, la trampa está en no arriesgar mientras puedas…-Contestó el muerto alejándose hasta que desapareció-

El vivo empezó a comprender y a la semana siguiente repentinamente y sin esperarla tuvo lugar su mudanza definitiva. Hoy con inmortales pies pisa el cielo y al parecer mañana es su turno para regresar, seleccionar un alumno y actuar como maestro que ya es.

sK 


                                                    

sábado, 21 de junio de 2014

TERCER ANIVERSARIO DE MI BLOG

Pues sí, ya son tres años plasmando mis desvaríos y los pensamientos que se desbordan de mis hemisferios, porque se desbordan, y lo mejor de todo vosotros, que me leéis, que me seguís, que con vuestros comentarios y correos electrónicos me dais ánimos para continuar...Yo que quería escribir para gente desconocida y ahora tengo la sensación de estar entre amigos...¡Qué bien!...No creo que haya podido ir mejor el proyecto y tampoco hubiera sido posible sin vosotros al otro lado...Así que gracias, gracias, gracias...A todas y a todos...Muchísimas gracias por leerme y sobre todo por estar ahí.

sK


                                                              


                                                            

viernes, 13 de junio de 2014

SUCEDÁNEOS AFÍNES DEL AMOR -Relato-

     -         Buenos días guapísima, ¿cómo has descansado?
-          Buenos días campeón, yo muy bien ¿y tú?
-         ¿La verdad?
-          Pues sí, preferiblemente.
-          La verdad es que hoy he amanecido sobreexcitado.
-          ¿Sobreexcitado?
-          Sí, ¡más excitado que el resto de las mañanas!
-          ¡Ah!, entonces, ¿damos por hecho que tu amaneces siempre así?
-          ¡Claro!
-          ¡Muy bien!, ¿y?
-          Y sé el motivo…
-         ¡Vaya, que lujo!
-        ¡No todas las mañanas lo sé!, y hoy ha sido porque esta noche he tenido un sueño erótico contigo.
-      ¡No me lo puedo creer!, ¿no me conoces personalmente y ya te permites erotizar con mi  persona?… ¡Increíble!

Ambos van en el autobús camino de sus respectivos trabajos, ambos ríen sin parar con la conversación matutina de las ocho de la mañana.

-   No deberías extrañarte, ¡ya sabes cómo son los sueños y cómo es el consciente masculino, del inconsciente ni hablamos!

No pueden parar de reír, algunos de los pasajeros les observan mientras ellos juegan con sus móviles.

-          ¿Mucho frío por Burgos?
-          No, no está mal, catorce grados, ¿y por Sevilla?
-          Bueno hace calor ya, veintitrés tenemos ahora… ¡Oye!
-          Dime.
-          ¿Cuál es para ti la diferencia entre un sueño erótico y uno porno?
-      Bueno, para mí es todo lo mismo, lo que ocurre es que queda más bonito decir que mi sueño ha sido erótico, máxime si estoy hablando con la   protagonista.
-         Eso ya se aproxima más  a lo que yo pensaba.

Y ríen, más y más…

-          ¡Fin de semana!, ¿cómo se presenta?
-         Mis fines de semana son muy ajetreados…
-          ¿Y eso ?
-          ¿La verdad?
-          Sí , preferiblemente.
-   Por las noches me visto de mujer araña y lucho contra el crimen organizado.

Muchas risas de ambos….

-         Me encantas...¿Sabes una cosa?
-         No, tú dirás.
-      ¡No creo que nadie pueda superar la sobreexcitación de mañana cuando amanezca!

Y más y más risas, los dos, en el autobús…

-     vestida de mujer araña entre mis sábanas…¡Puf!…¡No sé si lo   soportaré!…
-   ¡Venga, no sé si yo soportaré que ya vayas predeterminado hacia tus sueños, y más si son de esta índole!... ¿Qué harás tú durante el fin de semana?..
-   Hoy viernes hay partido, ya sabes, en el bar, con los amigotes y unas cuantas cervezas…Mañana concierto y el domingo ya veremos qué se tercia.
-        Me gusta la foto de tu perfil Andrés.

La foto que Andrés ha puesto no es suya, es de uno de sus amigos, su nombre sí es real.

-   ¡A ver cuando me dejas que te vuelva a ver, que ya sé que no estoy chateando con Virginia Woolf, aunque sí seas Virginia!

La foto de perfil de ella  es la de su escritora favorita,la anterior que tenía puesta era de una de sus primas, pero le supo mal engañarle tanto y la cambió por la de la Woolf, su nombre real es Raquel.

-   Esta noche le diré a Spiderman que me saque una foto y mañana la cuelgo.

Siguen riendo…

-          Bueno, bajo en esta parada, así que te dejo de momento.
-          Muy bien, ya hablamos más tarde.

Andrés se levanta de su asiento y se dirige hacia la puerta del autobús para bajar…En el trayecto su mirada se cruza con la de una chica, ambos se miran, ella sentada trastea  su móvil, él acaba de guardárselo en el bolsillo trasero de su pantalón. Sus miradas permanecen intensamente fijadas de manera recíproca y excitante hasta que se abre la puerta y él baja en su parada. Ella es Raquel y no vive en Sevilla.

sK


                                                

lunes, 9 de junio de 2014

ANESTESIADA

Aquí, bajo la palmera, con una cálida y agradable brisa…Aquí, anestesiada…Indolora, incolora e inocua…Sin pensar, sin saber, sin poder ni querer hacer…

Aquí, agotada por el propio vivir y descansando de la propia vida…Anestesiada…Sin entendimiento, sin pensamiento, sin palabras, sin acción, sin esfuerzos, sin atención ni concentración…Con una sobredosis de anestesia, dejándome llevar y arrastrar por su efecto adormecedor.

Mi espíritu levita y mi alma se permite relajar sus alas…Mientras, la brisa…La luna observa mi desidia emocional y sabiendo de su ineptitud en el mundo del sentir, se queda con las ganas de envidiar este paréntesis en mis emociones, mientras, su blanca mirada ilumina esta noche estrellada en la que anestesiada me estrello yo.

Percibo con el reflejo del satélite natural en el mar, que necesito esta dosis de anestesia para crecer como mujer, para ser libre y así poder amar, percibo que necesito de vez en cuando sus dosis para alcanzar la verdad y concebir un veredicto justo a mis pensamientos, mis sentimientos y mi intuición.

Aquí, anestesiada, adimensional, dejándome llevar por este efecto agradablemente aniquilador, intoxicada por la dejadez y la dejación.

sK


                                                        


martes, 3 de junio de 2014

LA HUIDA -Relato-

Ha estado muy bien, has estado en tu lugar, ha sido excitante y romántico a la vez. No me llamo Eva, no volveremos a vernos”

Sentado en la cama no podía creer lo que sus ojos estaban leyendo, ¡si llegó a pensar que ella podría ser la mujer que siempre deseó!, claro está, conociéndose un poco más, haciendo un rodaje sensato y tranquilamente por el sendero en la tarde.

La cuestión era que no iba  a ser fácil olvidar esa noche porque ella se encargó de que así fuera, ella lo tenía todo planeado para que él se quedara colgado y colgando, suspendido en el aire y girando y girando, sin parar y sin freno alguno además.
Todo estaba milimétricamente calculado y mientras ella paseaba su lengua por los recovecos de su alma, él ya se imaginaba paseos románticos al atardecer frente al mar y mientras ella le susurraba cosas inconfesables él se imaginaba miradas de complicidad y de pasión irrefrenable, causantes de envidias y estragos ajenos… ¿Cómo era posible?, ¡si parecía que su entrega era real!…

Pero él ignoraba que sí lo era, que ella se había entregado como nunca. Mientras él acariciaba cada poro de su piel, ella íntegramente erizada se podía ver yendo juntos a conciertos, al cine o al teatro, mientras él la penetraba lenta y profundamente ella se podía imaginar acostándose y amaneciendo con él siempre.

Y mientras ambos se miraban penetrándose y perdiéndose en sus pupilas, ella tuvo miedo de que la hirieran de nuevo y él supo que podría permanecer así hasta el final de su existencia…Mientras la obviedad se abría camino, el pánico y el temor aterrizaron en su pista, entonces no lo dudó, corrió hacia las escaleras, subió y voló tan alto como pudo, lloró, sin embargo las lágrimas no nublaron el camino hacia la huida, y huyó sin mirar atrás.

Ella se llamaba Eva y no volvieron a verse.

sK


                                                             








domingo, 1 de junio de 2014

TABLA DE COMPROMISOS

Se inventó la necesidad de cambiar su sentir y sus emociones sin tener graves accidentes o sufrir graves enfermedades. 

Consciente del malestar generalizado empezó a tomar conciencia de que su necesidad de aprobación de los demás era una cárcel, su particular cárcel, y así comenzó a entender que no era feliz de una manera natural, se dio cuenta de que vivía de una manera antinatural con muchas auto-exigencias y algunas e importantes neurosis.

Y llegado a este punto se preguntó: ¿Tengo prisa real por llegar a mi destino, porqué voy tan deprisa?

sK